lunes, 29 de noviembre de 2010

Esta noche

Contamos, de ordinario, lo que soñamos la noche anterior. ¿Por qué no contar lo que quisiéramos soñar esta noche o la de mañana o cualquiera otra —y recordar siempre?