martes, 1 de junio de 2010

Varia citadina (2)

A veces, especialmente si voy solo en el metro y éste avanza con velocidad a lo largo de los túneles rompiendo delante de sí la resistencia del viento y si viajo arrinconado al fondo del vagón, me llegan fragmentos fragmentados de las conversaciones cercanas —si las hay, si, como sucede a menudo, quienes se empeñan en conversar dentro del metro tienen que forzar su voz y elevar su volumen para hacerse oír paupérrima y míseramente por su interlocutor. Entonces, a veces, las palabras que escucho las escucho extrañado, las escucho súbitamente por encima de la conversación trivial y anodina que con mucha probabilidad intentan hilar esos pasajeros, palabras que tienen un dejo casi literario. La última vez, por ejemplo, escuché las frases «del dolor y la desesperanza» y «si supieran uno del otro», pero al acercarme un poco, al disminuir el tren su marcha por estar ya en la estación terminal, uno de los dos que hablaban dijo, simplemente, «una paleta» y, antes, «conciliación y arbitraje».


1 comentario:

Anónimo dijo...

Jota Pe, qué chingados traes contra lo "trivial"(hoy te leí 3 veces la palabrita)? Es tu actual "viaje"? Uy, porque si es así,júntate conmigo, soy experta en las trivialidades!