miércoles, 14 de abril de 2010

Notas para Desgracia

Desgracia es una gran novela. Por varias razones que quizá, cuando termine su lectura, intente enumerar y explicar en un comentario más amplio. De momento baste señalar uno solo de sus detalles que redondea en varios sentidos el relato: el continuo entretejido del texto con otros textos, su afanoso bordado en la densa trama de la literatura occidental, con cierta inclinación obligada por la mansa hebra del Romanticismo. Como sucede casi siempre que este recurso se presenta en una lectura, tomar al vuelo los hilos sueltos de estas referencias enriquece la experiencia del lector. Trabajo no siempre sencillo para un veterano, francamente difícil para un novel (si bien es cierto que, cuando uno empieza a leer, gratifica descubrir que los libros conservan entre sí un vínculo secreto, misterioso, que se revela caprichosa y paulatinamente).

La novela de Coetzee, a pesar de su contemporaneidad, ha merecido ya un trabajo de anotación exhaustivo, realizado por Cary Henson, de la Universidad de Wisconsin. Sus notas son mínimas, suficientes para aclarar las dudas surgidas durante la lectura pero, al mismo tiempo, animan al lector a profundizar sobre uno de esos varios detalles cuya presencia en el relato es deliberada y no meramente ornamental.

Pero no alargo todavía más este post. Aquí el documento.

No hay comentarios: