lunes, 15 de febrero de 2010

Desgracia

Desgracia es una novela. Es, también, una película. Puede ser, pienso, la ejecución de un experimento, la demostración de una tesis doble a propósito de un fenómeno único, a saber, la crisis y la imposibilidad del Romanticismo.

Su crisis, en el mundo contemporáneo.

Su imposibilidad, desde siempre, en la periferia del mundo.



***

Desgracia, de Coetzee, aquí. Desgracia, de Jacobs, acá.

También allá afuera, en las calles.